Diseño para reducción de costos

La alta competitividad en el mercado demanda múltiples estrategias para sobrevivir dentro del mismo. El cambio del valor de los insumos o gastos requeridos para acercar nuestro producto al usuario en ocasiones se ve afectado por el contexto económico que se presenta, afectando a algunos fabricantes. De esta manera es como Nigel Cross plantea en su libro “Métodos de diseño. Estrategias para el diseño de productos” el cómo buscar formas de reducir costos, sin reducir el valor, o de agregar valor, sin agregar costos.

El autor propone una lista de verificación que consiste en:

Eliminar
¿Puede eliminarse completamente una función y, en consecuencia, sus componentes? ¿Son redundantes algunos componentes?

Reducir
¿Puede reducirse el número de componentes? ¿Pueden combinarse varios componentes en uno solo?

Simplificar
¿Existe alguna alternativa más simple? ¿Existe una secuencia de ensamble más fácil? ¿Existe una forma más sencilla?

Modificar
¿Existe un material satisfactorio más barato? ¿Puede mejorarse el método de fabricación?

Estandarizar
¿Pueden estandarizarse las partes, en vez de que sean partes especiales? ¿Pueden estandarizarse o modularse las dimensiones? ¿Pueden duplicarse los componentes?

De esta manera podemos identificar áreas de oportunidad que ayuden a reducir costos o incrementar el valor de la propuesta del producto. Es un ejercicio sencillo que nos ayuda a acercarnos en las mejoras de un producto, de igual manera si queremos abordar un proyecto más a fondo sobre este eje, podemos explorar metodologías más específicas como un DFX (Design for X).